Coronavirus y sus efectos en el planeta tierra

Un respiro para la naturaleza resultó ser lo que para el ser humano ha significado millones de muertes en el mundo. Una cosa llevó a la otra, ya que con la pandemia, luego de haberse decretado cuarentena total obligatoria en cientos de países, comenzaron a verse los cambios.

Sorprendentemente, el planeta comenzó a bajar sus niveles de contaminación gracias a que todo se paralizó. Fábricas y comercios cerrados, el uso de vehículos a motor disminuyó y las personas dejaron de circular por las calles. Consecuencias que han provocado una reducción en la emisión de basura y gases contaminantes, y con ello, un aire más limpio.

Los efectos se comenzaron a notar en todo el mundo. China, el país más contaminante anualmente, disminuyó considerablemente la producción de dióxido de nitrógeno (NO2), logrando ver sus cielos limpios del smog. Lo mismo pasó en España, donde se apreció un cambio drástico en la calidad del ambiente y en Italia, donde hubo una rebaja importante en la contaminación atmosférica, además de ver nuevamente el agua cristalina de los canales en Venecia.

Sin duda, la actividad humana afecta negativamente su entorno, así lo demostraron investigadores de la Universidad de East Anglia, quienes, a través de un informe, detallaron la disminución de las emisiones de carbono, considerando como principal causa la detención de industrias y energías, dando a conocer que fue de un 17% el mes de abril.

Sin embargo, pese a que resulta difícil ignorar estos cambios positivos en el ambiente y hace años se vive una crisis climática cada vez más imparable, la sociedad parece no comprender. A estos avances se suman también retrocesos, como el renacer del plástico, material que ha alcanzado altos niveles de producción con el COVID-19 y el temor a tener contacto con algún contagiado.

Por otra parte, poco duraron los cielos azules en China, ya que, según indica un informe realizado por el Centro de Investigaciones sobre Energía y Aire Limpio (CREA, por sus siglas en inglés), tras levantarse las medidas de confinamiento, habrían aumentado rápidamente los niveles de NO2, dióxido sulfúrico y partículas finas, llegando a superar los niveles de contaminación detectados en el mismo período del 2019.

Diversas son las interrogantes que surgen a medida que avanzan los días, considerando la caída económica registrada, luego de la disminución del consumo masivo de productos y servicios ¿En algún momento existirá un equilibrio, donde puedan convivir estilos de vida y necesidades, sin dañar nuestro hogar llamado tierra? Solo el tiempo nos dará la respuesta.

More Articles

Menú